SEN ANLAT KARADENIZ RESUMEN EPISODIO 29

0
920

SEN ANLAT KARADENIZ RESUMEN EPISODIO 29

Aprendemos algo de información nueva en este episodio: la identidad de Fikret, algo del pasado de la madre Saniye y el plan más reciente de Vedat. La introducción repite parte del final del episodio 28, y aunque es larga en la exposición con momentos familiares felices, la historia parece acercarse un poco más a una conclusión.

La villa de Vedat está bien iluminada durante la tormenta que se avecina cuando Nefes y Tahir se acercan, pero un trueno provoca una repentina oscuridad y atemoriza a Yigit, que llama a su madre. Un secuaz de Vedat sube las escaleras con dos velas encendidas y las coloca en la habitación de Yigit antes de cerrar la puerta. Recuerden que Vedat ha ido a encontrarse con Fikret antes de su huida planeada.

La tormenta se intensifica con rayos y truenos, y el viento silba a través de una ventana abierta, soplando las cortinas delgadas y una de las velas en el suelo. Las cortinas se incendian y Yigit entra en pánico. Intenta desesperadamente abrir la puerta cuando el fuego se propaga rápidamente, sus gritos no son escuchados por los hombres de abajo. Nefes, al acercarse a la puerta de la mansión ahora oscurecida en medio de esta tormenta, ve inmediatamente la luz del fuego brillando en una habitación de arriba. Ella sube la cerca y se apresura hacia la casa con Tahir siguiéndolo. Nadie parece responder a sus gritos y golpes en la puerta, por lo que Tahir rompe la puerta de cristal y se apresuran escaleras arriba. Yigit es salvado y llevado a casa de regreso.

De vuelta en la casa de Kaleli, Ali le recuerda a Tahir que ha violado la ley, pero Tahir dice que no le importa la ley. “Está protegiendo a un niño que lo llamaba “padre”. Habiendo escuchado la palabra “fuego” cuando Nefes lleva a Yigit arriba, Mustafa y Asiye se muestran sorprendidos y curiosos, pero Tahir no explica cómo o por qué trajeron a Yigit con ellos. La Madre Saniye también le recuerda a Mustafa y Asiye que Vedat pronto vendrá con la policía para llevarse al niño nuevamente, un hecho que les parece deprimente.

En su reunión, Fikret le dice a Vedat que se sorprende de que Nefes haya aceptado tan fácilmente acudir a él, pero a pesar de la sospecha de Fikret, Vedat dice que su decisión se basa en su maternidad, que no puede separarse de su hijo. Sonríe con suficiencia, pensando que conoce muy bien a Nefes. En ese momento, su teléfono suena con un mensaje sobre un incendio en su casa. Piensa que sus hombres se han descuidado con la alarma y se despide de Fikret.

Al llegar a la mansión, Vedat ve remolinos de luces rojas de camiones de bomberos y bomberos en los porches. Exige con furia saber dónde está su hijo, pero su secuaz dice que no sabe, que no escuchó nada. Después de buscar a Yigit, Vedat sale apresuradamente para recuperar al niño y llama por teléfono a la casa de los Kaleli. Cuando Nefes responde, Vedat los acusa de secuestro, pero Tahir dice que estaba protegiendo a un niño que lo llama “padre”. Gritando y lanzando el teléfono, Vedat le dice al conductor que vaya más rápido, pero más adelante llegan a una carretera. Fikret y sus hombres están parados en medio del camino. Vedat sale del auto y le grita que está preocupado por Yigit, que puede estar herido. Fikret le dice dos cosas: 1) que Yigit está con su madre, por lo que está seguro y 2) que ya le ha advertido a Vedat dos veces que deje de tratar de llevarse al niño y que ha ignorado las advertencias. Volviéndose bruscamente, Vedat se marcha. Regresa a la mansión oscura y sube las escaleras para sacar una caja de una caja fuerte. Saca un fragmento de bala que promete usar contra Nefes.
Mientras Nefes y Tahir esperan la llegada de Vedat, Nefes recuerda las últimas palabras que le dijo a su propio padre: “Padre, no dejes que él (Vedat) me lleve”, las mismas palabras que Yigit gritó cuando se lo llevaron.

En la casa de Dagdemir, Turkan analiza los moretones de Nazar y Mercan habla. Turkan está feliz, pero ella teme lo que hará Cemil cuando sepa que ella ha mantenido el secreto de Nazar. Cuando Turkan sale de la habitación, Nazar llama a Nefes para que Mercan pueda hablar con ella. Mercan simplemente dice: “Mantengo mi promesa. Usted cumple su promesa ”. Nefes está conmocionada y feliz de que Mercan haya progresado tanto. A la mañana siguiente, mientras Nefes, Yigit y Tahir se acurrucan en la cama, Mercan, con la ayuda de un andador, se acerca a la mesa de desayuno de su familia. Ella dice: “Buenos días, padre”, pero justo cuando comienzan el desayuno, alguien toca a la puerta. Cuando Turkan contesta, alcanza a ver a Vedat.

Enojada, ella lo empuja, diciéndole que sabe lo que le ha hecho a Nazar, aunque no le ha dicho nada a Cemil porque éste lo haría pedazos. A Vedat parece no importarle, porque ella sabe lo que puede hacer con Nazar. Vedat descaradamente entra y se sienta a la mesa, preguntándole a Mercan amenazadoramente cómo le va. Cemil le dice a Mercan que lo salude, pero Mercan permanece mudo. Después del desayuno, Vedat se une a Cemil para tomar un café y le dice a Nazar que cierre la puerta. En privado, le recuerda a Cemil que Tahir destruyó no solo sus armas de contrabando sino también la alegría de la vida de Mercan, pero Cemil dice que no se ha olvidado de que ha estado esperando que Vedat se calme para poder llevar a cabo un plan de venganza para los Kaleli. Vedat dice que nunca olvida a los que hieren a los que ama y ha llegado el momento.

Él le dice a Cemil que obtenga un gran cargamento de armas ilegales que plantarán en uno de los barcos Kaleli. Cuando las autoridades descubran el alijo de armas, Mustafa y Tahir irán a la cárcel. Cemil dice que su reputación con los contrabandistas de armas ha sido dañada, pero verá lo que puede hacer.

En la casa de Kaleli, los obreros están ausentes en la mesa del desayuno. Aparentemente, han tenido una velada ruidosa, ya que ahora están sentados en un banco con vista al Mar Negro, cuidando sus rostros magullados y sus cuerpos adoloridos. Recuerdan una pelea con extraños pero no pueden recordar exactamente lo que la inició. Mientras reflexionan sobre esto, Mustafa llama a Murat y les dice que se reúnan con él en la oficina. Tahir y Nefes preparan a Yigit para la escuela, reconociendo que Vedat podría ir a la escuela para llevarse al niño, pero Tahir dice que Vedat tiene la custodia, por lo que pueden estar preocupados. Es por eso que Nefes dice que visitará a Mercan ya que son hermanas “de sangre” y está tan feliz de que Mercan se esté recuperando. Antes de que pueda irse, la madre Saniye le recuerda a Nefes que, como madres, ambas se preocupan por el bienestar de sus hijos.

En la oficina de Kaleli, Mustafa y Tahir descubren a sus hermanos maltratados y exigen respuestas. Cuando los muchachos no pueden identificar quién luchó con ellos, todos se lanzan a los vehículos para encontrar a los culpables. Llegan al hotel resort justo cuando los cinco hombres extraños están saliendo y se produce una pelea.

Mientras tanto, Nefes visita a Mercan, quien dice que quiere decirles a sus padres que Vedat la ha retenido, pero que teme que le haga daño a Nazar. Turkan se disculpa con Nefes por ser irrespetuosa y no haberla creído.

Mientras compra en el mercado, la madre Saniye recibe una nota de Fikret que dice: “Has arruinado al loco Tahir, a Sakine, a mi y a ti misma”. Luego es obligada a subir a un auto para conocer a la persona que envió la nota. Como la llevan a encontrarse con Fikret, ella tiene un flashback. Recuerda el día, hace mucho tiempo, cuando ella, de joven, le dijo al padre de Sakine que su hija se había escapado con el loco Tahir. Ella le entregó al hombre una nota con una dirección en Estambul donde los dos amantes se escondían. Un joven, Fikret, toma la nota del padre de Sakine. La escena se traslada a Fikret esperando junto a la tumba de Sakine.

Cuando Saniye llega y quiere saber el significado de la nota, Fikret le recuerda que estaba enamorada de Crazy Tahir, y cuando supo que Tahir y Sakine se habían fugado a Estambul, decidió que si no podía tener a Crazy Tahir, nadie lo haría Fikret le dice que mató a dos personas haciéndole a él ser “el arma”. Él le pregunta cómo puede orar y llorar en la tumba del hombre que “mató”. Dice que ha dormido solo 2 o 3 horas por noche en los últimos veinte años, sintiendo el luto por su amor Sakine. Él le dice a ella que ore por Sakine, luego le advierte que no le diga a nadie sobre esta reunión.

Vedat, por su parte, se reúne con su abogada y le muestra la caja con el arma y la bala. Él le dice que ha llegado el momento para Nefes. Quiere que la arresten por haberle disparado. Ella le recuerda que Nefes podría ser enviada a la cárcel por 8 años … ¿realmente quiere separar a madre e hijo por tanto tiempo? Él no responde, solo dice que espere noticias de él para que se haga la acusación. Cuando se va, Vedat llama a Cemil para ver si se arregla el envío de las armas.

Los hermanos Kaleli y los extraños están en la estación de policía, ya que han sido arrestados por desorden público. Cuando los extraños se van, los hermanos entran para encontrar a su amigo Ali, el nuevo comisionado. Ali les dice que los otros hombres no los demandarán si se disculpan, un precio que los Kalelis encuentran difícil de aceptar.

Nefes llama a Nazar y organiza una reunión. Cuando se encuentran en un jardín de té, discuten el dolor que Vedat ha infligido en sus vidas. Nefes sabe que Nazar no le cuenta a su padre la brutalidad de Vedat porque ella, Mercan y Turkan han sido amenazados, pero ella le dice a Nazar que no se preocupe, que un día un hombre la amará y la ayudará a sanar. Mientras hablan, Nefes ve a la madre Saniye que ha sido devuelta a la ciudad.

Ella se ve compungida, desorientada por su encuentro emocional con Fikret. Se apresuran a ayudarla y ella mira a las dos jóvenes, recordando lo cruel quema sido con cada una de ellas cuando la llevan a casa.

Mustafa extiende un cheque para Vedat, la última parte del dinero que le deben. Antes de que Tahir pueda llegar, Nazar regresa a la mansión. Vedat le dice que vaya a su habitación porque Tahir vendrá pronto. Cuando Tahir le da el cheque a Vedat, Vedat lo enrolla y lo quema. Le dice a Tahir que tomará algo más valioso de ellos.

Asiye lleva a Nefes a comprar ropa en preparación para una velada especial con Tahir. Vestida con su elegante bata y peinado, la pareja va con Yigit a un elegante restaurante donde Tahir le da un anillo de diamantes a Nefes, explicando que su matrimonio se produjo tan repentinamente la vez anterior, que no pudo presentarle esta muestra de su amor. Después de la cena, se llevan a un Yigit a su casa y luego se van a una casa aislada donde declaran su amor “ardiente”.

La nieve cae mientras bailan, y luego se les ve caminando en las olas del mar como los fuegos artificiales se ven en la distancia. A continuación, un cálido sol sale cuando los amantes caminan por la playa antes de regresar a casa. A la mañana siguiente, Tahir y Nefes duermen pacíficamente en los brazos del otro. No sé … creo que esta es la forma en que el director indica la consumación de su matrimonio … exagerado, creo.

Mientras los jóvenes amantes está teniendo una noche romántica como familia, Vedat recibe una llamada de Cemil diciéndole que las armas estarán listas en su lugar. A continuación, vemos que una camioneta se detiene en el muelle de Kaleli y los hombres abren una puerta de carga donde las pilas de cajas esperan ser descargadas.

A medida que avanza la noche, Vedat, en su casa, llama a la abogada y le dice que presente una demanda contra Nefes a primera hora de la mañana.

Mientras los enamorados duermen, los coches de la policía llegan a la casa y un golpe en la puerta hace que Aisye y Mustafa corran abajo. Cuando abren la puerta, la policía exige llevarse a Nefes. Tienen una orden de arresto.

¿Hay algún propósito en la lucha entre los extraños y los operarios de los Kaleli? Habiendo confrontado a Saniye con la verdad, ¿Fikret terminó con su supuesta venganza contra los Kalelis? ¿Cómo vivirá la madre Saniye con su historia con Fikret y su pasado? ¿Juzgarán a Mustafa, Tahir y Nefes tal y como Vedat ha planeado? ¿Qué pasará con Yigit? ¿Descubrirá Cemil la verdad sobre Vedat?

Y…, ¿CUÁNDO tendrá Aisye el bebé?

Escrito Por – Susan Watson

Traducido por – Be Bravo

ALL RIGHTS RESERVED

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here